Investigadores del Instituto de Investigaciones en Medicina Traslacional (IIMT), perteneciente a la Universidad Austral y al CONICET, firmaron un acuerdo con la empresa estatal Cannava, de la provincia de Jujuy, para realizar estudios preclínicos sobre la utilización de cannabis en el tratamiento del dolor neuropático asociado al cáncer.

El Laboratorio de Dolor en Cáncer, dirigido por Florencia Coronel (investigadora del CONICET en el IIMT y directora del proyecto), realiza investigaciones en dolor neuropático asociado a fármacos quimioterápicos desde hace más de dos décadas. Sin embargo, el proyecto para el estudio de cannabis es bastante reciente. Comenzaron a diseñarlo hace dos años y, luego de un largo camino burocrático y numerosas reuniones con Cannava, firmaron el acuerdo para comenzar con los ensayos en agosto. La empresa jujeña se encargará de proveer los aceites y el trabajo experimental se realizará en el laboratorio del IIMT, situado en el partido bonaerense de Pilar.

Para efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia

Los beneficios que aportan los cannabinoides son la mejoría de náuseas y vómitos, estimulación del apetito, alivio del dolor recurrente presente en algunos tratamientos clásico de quimioterapia y radioterápia, y la mejoría del frecuente malestar general.

Para los síntomas de la enfermedad en diferentes etapas

-Complemento terapéutico durante la enfermedad para tratar la pérdida de apetito, el dolor (metastásico o no), los trastornos del sueño, la afectación de la calidad de vida y del estado de ánimo.
-Uso paliativo, en el que básicamente se buscan los mismos beneficios pero referido a etapas terminales. Aquí adquiere particular importancia el efecto psicoactivo del THC para ayudar al paciente con el sentimiento de angustia de las fases terminales de muchas enfermedades. La sensación de bienestar, relajación, desapego de la situación real, alivian al paciente y a la familia al no ver sufrir a su familiar.

Para el tratamiento del cáncer como agente antitumoral

-Determinación del «suicidio»(apoptosis) de las células tumorales sin afectar las sanas.
-Inhibición del factor formador de vasos sanguíneos reduciendo la nutrición tumoral,
-Inhibición del factor de migración celular reduciendo su potencial de propagación y metástasis.

Deja una Respuesta