Saltar a contenido principal

Afortunadamente, en la actualidad, el consumo de marihuana en todas sus variantes y usos está dejando de ser un foco de cuestionamientos estigmatizantes por parte de una sociedad que día a día, a su ritmo, deja atrás deja los prejuicios para, en cambio, informarse debidamente acerca de este tema que ya ha perdido el carácter de controversial.

Sin embargo, cierto que aún falta bastante camino por recorrer en esta materia y sobre todo respecto del uso recreativo de la marihuana, ya que aún quedan resabios de una sociedad medieval que asocia este tipo de utilización del cannabis y a sus consumidores con el mundo delictual parándose desde una suerte de pedestal de la moral.

Pero lo cierto es que, por otra parte, la utilización medicinal del cannabis es la más aceptada generalmente por todos, principalmente porque ha quedado científica y fácticamente comprobado que las distintas propiedades de la planta otorgan grandes beneficios para personas que padecen enfermedades complejas.

Adultos mayores y Pandemia

Es por esto también que las personas de la tercera edad, quienes naturalmente comienzan a presentar algunas afecciones en un determinado momento de sus vidas y antes creían que no tenían otra solución más que calmar dolencias con fármacos, cada vez más en la actualidad acuden al uso del aceite de cannabis para sobrellevar mejor los dolores.

Sin ir más lejos, durante el año 2020, luego de la irrupción de la pandemia de COVID a nivel mundial, se registró un considerable aumento del 200% en los viveros especializados en la venta de productos cannábicos, también conocidos como “growshop”. Pero este no es el dato que más llamó la atención sino que la mayoría de los clientes de ese porcentaje son personas mayores de 75 años.

Este crecimiento significativo en ese contexto específico no es casual ya que la pandemia provocó un incremento más que considerable en el consumo de sustancias psicoactivas en las personas, según lo registrado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Pero además, no solo se observó un aumento en el consumo sino también en la compra de elementos para el autocultivo.

Experiencias de adultos con cannabis

Por otra parte, sobre la relación entre los adultos mayores y el consumo de cannabis, Nicolás Di Biase, médico clínico e integrante de la Red de Profesionales para el estudio del cannabis, durante una conferencia en la reciente edición 2021 de la Expo Cannabis, aseguró que “el uso de cannabis tiene una potencial utilización muy importante sobre todo en esta etapa de la vida, en la tercera edad”.

Asimismo, Nicolás Di Biase remarcó lo mencionado anteriormente que es que los adultos mayores son propensos a acumular enfermedades crónicas y que, al mismo tiempo, esto redunda en una “polimedicación o polifarmacia”, lo que termina produciendo “un alto gasto económico en salud”.

“Cuando uno llega a 65 o 70 años habitualmente acumula hipertensión, diabetes, artrosis, diferentes problemáticas crónicas que hacen que la calidad de vida se vea deteriorada”, sostuvo el profesional de Reprocann, a la vez que destacó dos beneficios importantes para este grupo etario gracias al uso del cannabis medicinal: por un lado, la reducción de medicamentos que, con las propiedades de la marihuana, contribuyen a mejorar la calidad de vida; y por otro lado, la reducción de gastos en fármacos.

Medicina tradicional vs cannabis

También, se llegó a un acuerdo entre los médicos especialistas acerca de que el cannabis es una opción superadora a los fármacos recetados para tratar los problemas frecuentes en los adultos mayores como pueden ser el insomnio, el dolor crónico, la excitación psicomotriz, entre otras.

Cabe mencionar también otra de las patologías más frecuentes en personas de la tercera edad, aunque no se trate de una enfermedad crónica o una simple dolencia sino algo mucho más complejo y duro como es el alzheimer. Según Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología de Buenas Aires (INBA), el tratamiento con cannabis medicinal ayuda a mejorar las funciones musculares, cognitivas y conductuales, funciones que se ven siempre alteradas por esta patología.

“Los cannabinoides actúan en los procesos de señalización (celular), de dolor, de procesamiento anormal del beta amiloide y de la proteína tau, de la neuroinflamación, de la excitotoxicidad, del estrés oxidativo, de la disfunción mitocondrial: todos objetivos del tratamiento de la enfermedad de Alzheimer”, detalló Alejandro Andersson, añadiendo además que el cannabis medicinal mejora la sinapsis entre las neuronas lo que mejora, por lo tanto, la memoria.

Franco Vazquez

Periodista - Cine y música - Tenista frustrado - River Plate - Cerati

Deja una Respuesta